Enseñanzas teosóficas

Algunos aspectos interesantes de la Meditación (Enseñanzas Teosóficas: 15)

La palabra “meditación” incluye una gran variedad de ejercicios mentales practicados por personas que se sienten animadas por algún tipo de ideal espiritual y se han propuesto realizar dicho ideal en su vida, por lo menos hasta cierto punto. Dado que la actividad y la disciplina de la mente que comprende la meditación abarcan un muy extenso campo, no es fácil tratar aquí el tema en forma sistemática ni en toda su amplitud. Se considera que todos cuantos lean este artículo estén familiarizados con los aspectos generales de la meditación; y por lo tanto, aquí nos limitaremos a tocar unos pocos aspectos interesantes de la misma que no son de comprensión general, pero que, a la vez, encierran interés vital para quienes aborden con plena seriedad los problemas de la vida interna y no quieran practicar la meditación como mera rutina.

Sigue leyendo “Algunos aspectos interesantes de la Meditación (Enseñanzas Teosóficas: 15)”

Enseñanzas teosóficas

Conócete a ti mismo (Enseñanzas Teosóficas: 04)

El antiguo aforismo griego: Gnothi seauton (conócete a ti mismo) es una hermosa advertencia, porque el propio conocimiento es absolutamente necesario a todo candidato al progreso. Sin embargo, conviene proceder con cautela para que el examen de uno mismo no degenere en morbosa introspección, como suele sucederles a algunos de nuestros mejores estudiantes. Muchas gentes están de continuo atormentándose con la preocupación de si a su pesar «van hacia atrás» como ellos dicen; pero si comprendieran el proceso de la evolución algo mejor, verían que nadie puede ir hacia atrás cuando la corriente marcha resuelta hacia adelante.

Sigue leyendo “Conócete a ti mismo (Enseñanzas Teosóficas: 04)”

Enseñanzas teosóficas

Ascetismo (Enseñanzas Teosóficas: 03)

Entre los filósofos prevalecen algunas ideas equivocadas sobre el ascetismo y conviene considerar lo que en realidad es y hasta qué punto puede ser útil. El usual significado de la palabra es el de una vida de austeridad y mortificación del cuerpo, aunque esta acepción se aparta algún tanto del significado original de la palabra griega asketes o sea el que se ejercita como un atleta.

Pero el clericalismo restringió la palabra y transmutó su sentido aplicándola a toda clase de abnegaciones con propósito de alcanzar progreso espiritual, basado en la teoría de que la naturaleza corpórea con sus pasiones y deseos es la fortaleza del mal inherente en el hombre desde la caída de Adán, y que por lo tanto es preciso debelarla con ayunos y penitencias. En las religiones orientales descubrimos a veces análoga idea fundada en el concepto de que la materia es esencialmente mala, y en consecuencia sólo cabe acercarse al ideal del bien y substraerse a las miserias de la vida subyugando o torturando el cuerpo.

Sigue leyendo “Ascetismo (Enseñanzas Teosóficas: 03)”