Sin categoría

Resumen-conclusiones de la reunión del subgrupo de estudios 2: “De la transformación interna a la externa”

Texto base: “De la transformación interna a la externa”, de Joy Mills.
 FECHA 11/10/2017
Planteamiento inicial:
– Investigar con profundidad nuestra comprensión, en primer lugar de lo que es la teosofía y, después, de cómo llegar a una transformación interna completa.
– Remarcar desde el inicio el papel tanto de la aceptación como de una percepción global de la vida y las cosas en el proceso de transformación.
– Y a partir de esta transformación, ocurre una regeneración o renovación del mundo. Por esto, la transformación interna conlleva la externa.
– Con relación a todo ello, vamos a recordar una serie de principios fundamentales que los Mahatmas, a través de H.P. Blavatsky, transmitieron.

– Existe una sabiduría-tradición, una Sabiduría Primordial, que delinea la naturaleza del Universo y de todo lo que hay en él, incluida la humanidad, y la enraíza en una Realidad Única, Una o Última. Esta Sabiduría sin Edad fue dada al género humano en la noche de los tiempos y la acompaña a lo larga de su historia.
– En todas las culturas y épocas ha habido hombres y mujeres que, mediante el estudio, la meditación y mucha dedicación, han conocido, reconocido y guardado esa sabiduría y la han compartido con sus congéneres. Son los sabios y sabias de todos los tiempos, los grandes pensadores y los instructores espirituales que impulsaron las distintas religiones.
– Hay un Camino muy antiguo o Sendero por el que también nosotros podemos llegar a esa sabiduría. Y ello no con propósitos egoístas (la puerta está firmemente cerrada para los que los tienen), sino en beneficio de toda la humanidad. Tal Sendero ha sido completado por un número limitado de seres humanos que ya han culminado y concluido su ciclo evolutivo en la cadena terrestre. No obstante, la mayoría de ellos continúan con nosotros. Ellos nos mostrado la guía o el mapa del Camino a recorrer, aunque cada cual ha de recorrerlo por sí.
– Enraizado en la Realidad Una, el Universo y cuanto hay en él llegan a la existencia por un proceso de radiación o emanación y, dentro de él, unas leyes inherentes al sistema. El pensamiento humano opera en la dualidad y concibe como realidades independientes el Espíritu y la materia. Pero ambos son aspectos de lo Absoluto o Realidad Una. La Mónada es el aspecto más puro y elevado de cada cosa que es o vive en el Cosmos: esencia divina y Vida Una, emanación y radiación universal, vibración pura y primigenia de lo Absoluto e Inmanifestado, divinidad Una que se refleja como Consciencia en cada átomo del Universo. Pero la Mónada es una, homogénea e indiferenciada y no puede “per se” adquirir consciencia en los planos inferiores de materia diferenciada. Por esto, la Mónada “desciende” a los mundos de la materia para tomar consciencia en esas esferas inferiores pasando en ellas por diversos estados de experiencia y consciencia –lo que, a la par, animará y “guiará” a esos reinos en su proceso evolutivo-, experimentando lo Manifestado como una entidad autoconsciente.
– No hay dones realmente especiales en el ser humano salvo los que adquiere por una larga serie de encarnaciones y metempsicosis. Y la consciencia está implícita en la totalidad del proceso universal. En nosotros es autoconsciencia: sólo en la etapa humana la consciencia reflexiona sobre sí misma. La decisión autoconsciente constituye la opción privilegiada y el acto responsable de cada ser humano.
– Estos grandes principios configuran una ética, un código de conducta con el que guiar nuestra vida y tomar consciencia de nuestra interrelación esencial con todos los seres existentes. Una visión de auto-transformación se abre ante nosotros a medida que nos adentramos en el proceso de comprensión de lo que supone y representa ser humano. Demasiadas veces queremos ser espirituales, pero no hemos aprendido todavía qué significa ser humano. Necesitamos investigarlo: la humanización a partir de la espiritualización. Somos los beneficiarios y herederos de enormes jerarquías de inteligencia (dhyani-chohans). En nuestra evolución como humanidad hemos pasado ya el punto central del ciclo (nos encontramos en la cuarta ronda y media –cuarto globo, quinta raza- de las siete rondas que lo constituyen) y hemos de ver cómo desarrollar nuestra humanidad y en qué consiste el regalo que vamos a hacer a las próximas oleadas de vida.
– Nuestra tarea inmediata consiste en acometer una transformación que produzca el nacimiento de un nuevo ser, un nuevo individuo, porque solamente entonces podremos efectuar esa transformación global que dará lugar a un mundo nuevo. A medida que se altere nuestra visión, también cambiará el mundo. El objetivo sublime de la transformación genuina es la creación de un ser totalmente nuevo, el Bodhisattva, aquel cuya naturaleza misma y ser total es la sabiduría-compasión.
Emilio Carrillo y Lola Rumi.

1 comentario en “Resumen-conclusiones de la reunión del subgrupo de estudios 2: “De la transformación interna a la externa””

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s